Cuando se utiliza con un abordaje endonasal ampliado, la endoscopía permite:

  • La capacidad de ver directamente y extraer el tumor en zonas de difícil acceso. Antes de este avance, las cirugías de tumor hipofisario se realizaban en parte “a ciegas”.
  • La endoscopía permite una iluminación sin igual, ampliación, y la resolución óptica del campo quirúrgico.
  • Esta técnica permite también que el neurocirujano, y el otorrinolaringólogo utilicen las dos manos para realizar movimientos precisos con una gama completa de instrumentos de microcirugía.
  • Al operar a través de la vía natural de los senos nasales y la nariz, esta cirugía se puede realizar sin una cicatriz visible en la cara o el cuero cabelludo.
    La endoscopía posibilita un postoperatorio con menores efectos secundarios en comparación con la cirugía craneofacial tradicional.


Con esta técnica se pueden abordar diferentes patologías como:

  • Tumores de senos paranasales.
  • Tumores de base de craneo.
  • Fístula de líquido cefaloraquídeo.
  • Procesos inflamatorios crónicos